Diagnostico diferencial de la ileitis

Extracto del artículo Ileitis aguda y crónica. ¿Cuando la enfermedad de Crohn no es una enfermedad de Crohn? de los Dres. Carlos M. de Sola Earle; Especialista en Medicina Digestiva, Natalia Montiel; Especialista en Microbiología y Mercedes Acebal; Especialista en Radiodiagnóstico.

La enfermedad de Crohn ileal nos plantea dudas de diagnóstico diferencial con diversas entidades, algunas de ellas como las infecciones por micobacterium tuberculosis o micobacterias atípicas, o enteropatógenos del tipo de Campylobacter, Salmonellas, que aun siendo conocidas pueden provocar en ocasiones formas de presentación atípicas imitando a la E. de Crohn.

Otras enfermedades pasan más desapercibidas, y son a las que nos vamos a dedicar en esta revisión. Entre ellas merecen destacar enfermedades infecciosas como la infec-ción por Yersinia enterocolítica, que ocasionalmente provoca cuadros pseudoapendiculares, enteritis asociadas a manifestaciones extradigestivas (artritis, eritema nodoso, etc.) ó ileitis crónicas, sobre todo los serotipos O3 y O9. Esta entidad puede detectarse mediante cultivo de heces (80% de sensibilidad), serología IgA e IgG (98%) y antíge-nos en biopsia (85%), siendo poco sensibles las técnicas de aglutinación (24%).

Otras ileitis infecciosas como la provocada por Giardia lamblia en personas predis-puestas simulan una E. de Crohn; la ileitis aguda por Brucella está descrita tras ingesta de leche contaminada; la Aeromona es un bacilo Gram negativo que provoca enteritis en pacientes inmunodeprimidos, sobre todo ancianos con predominio clínico de la diarrea; y hemos de tener en cuenta otros microorganismos como el Histoplasma, Amebas, Actynomices, cándidas ó el Criptosporídium, que puede simular una enfermedad de Crohn ó ser causa de reagudización de esta, y en este último supuesto el tratamiento corticoideo es de elección y no conlleva a la cronificación de la enfermedad.

La ileitis eosinofílica es la expresión limitada al intestino delgado de la gastroenteritis eosinófila idiopática, con alta inidencia en determinados países como Australia; o bien la consecuencia de una infestación por nematodos: el Angyostrongylus costarricenses es endémico de Sudamérica, pero se han descrito algunos casos algunos casos en EE.UU.; la Anisakiasis es trasmitida por el pescado crudo y comienza a aparecer en nuestro medio y el Enterobius vermicularis provoca ileocolitis eosinofílica, igual que el Ancylostoma sp.
En determinadas circunstancias la inflamación del íleon está motivada por una reacción a cuerpo extraño, cuadros virales, o reacciones granulomatosas a fármacos como las sales de oro usadas en el tratamiento de la artritis reumatoide. Se han comunicado casos de endometriosis ileal submucosa.

Existe una forma de ileitis asociada a la púrpura de Schonlein-Henoch, e incluso ileitis por secreción ácida en divertículo de Meckel insospechado, simulando una enfermedad de Crohn. Finalmente, en el contexto de tratamientos bacteriostáticos pueden ocurrir yeyunoileitis pseudomembranosa por Clostridium sp.

Bibliografía relacionada

Hermon-Taylor J, Barnes N, Clarke C et al. Mycobacterium paratuberculosis cer-vical lymphadenitis followed five years later by terminal ileitis similar to Crohn’s disease. Br Med J 1998; 316 (7129): 449-53.

Perkins DJ, Newstead GL. Campylobacter jejuni enterocolitis causing peritonitis, ileitis and intestinal obstruction. Aust. New Zealand J Surg 1994; 64 (1): 55-58.

Saebo A, Lassen J. Acute and Chronic gastrointestinal manifestations associated with Yersinia enterocolitica infection. Ann Surg 1992; 215 (3): 150-55.